Ligar en el trabajo, cuando el trabajo es la ópera

28 02 2010

smetana-prodana_nevestaPor lo general salgo bastante tarde de trabajar. Hay días en que no me apetece hacerme nada para cenar y bajo al bar a pedirme un bocadillo. Los hacen muy buenos, porque el pan, que es lo importante en un bocadillo, está crujiente por fuera y esponjoso por dentro.

El otro día, cuando entré en el bar, me encontré con una escena que me llamó la atención. Los únicos clientes eran una pareja que, sentados en la mesa de la entrada, se estaban comiendo la boca como si se acabara el mundo. Un beso realmente sensual, entre dulce y apasionado. La pareja era muy peculiar. Él era muy poquita cosa, delgadito y bajito y llevaba una melena a lo Camilo Sesto, muy pasada de moda. Ella era una real hembra, bien formada con unas curvas rotundas, pero nadie podría llamarla gorda, ni mucho menos. Rubia, de labios carnosos, era propietaria de una nariz muy personal, que le arruinaba cualquier aspiración de perfección. Era una nariz como las que se pueden ver en esos antiguos perfiles etruscos.

Por varias razones, supuse que esa noche era la primera vez que se enrollaban. Se daban unos besos largos, sin prisas, como descubriéndose. Estaban sentados en una mesa, pero relativamente lejos el uno del otro. Tenían que acercarse forzando sus torsos y sus cuellos de una forma incómoda y exagerada. Es como si aquello les hubiera sobrevenido en aquel momento, como si les hubiera pillado por sorpresa. Por último, en los escasos comentarios que les oí entre beso y beso, me pareció que hacían referencia a alguien que ambos conocían. Una vez sumados todos estos elementos, el Sherlock Holmes y la Corín Tellado que llevo dentro, me hicieron deducir que se trataba de unos compañeros de trabajo, que esa misma tarde se habían liado por primera vez.

El camarero de la barra me pasó el paquete con el bocadillo, me cobró y me subí a casa. Escena olvidada… hasta ayer.

El jueves por la tarde me llama una amiga para invitarme a la ópera. Se trataba del famoso caso del “second best”. Su primera opción le falló a última hora. Estamos todos de acuerdo en que a nadie le gusta ser plato de segunda mesa, pero cuando estamos hablando de una entrada de platea centrada, uno puede fácilmente olvidar sus prejuicios. La ópera era “La novia vendida” de Smetana, una obra que me resultó correcta, pero no me llegó a emocionar. Además, creo que debe de ser la única ópera en la que se le hace un homenaje a la cerveza. Estos checos…

Mi amiga y yo quedamos en la puerta del Palau de les Arts, porque vivo, además de junto al bar de los bocadillos, a dos pasos del teatro de ópera más grande de España.

El argumento, que se ajustaba al tópico de “El tenor, que se quiere acostar con la soprano y el barítono que no les deja”, se parece al de “Lucia di Lammermoor”, sólo que, mientras la obra de Donizetti es un dramón, la de Smetana es una obra costumbrista y cómica, en este caso, ambientada en los años 70.

En cuanto apareció en escena aquel tenor que interpretaba al novio simplón, me vino a la cabeza el chico de la otra noche, con su melenita “Camilo Sesto”. El Palau es una sala enorme y no podía estar seguro de que fuera el mismo que el del bar, pero ya en ese momento apostaba a que sí. Había otra forma de confirmar si era él y, de paso,  si mis elucubraciones del otro día eran correctas o no: esperar a descubrir en escena a su partenaire rubia.

Efectivamente no tardó en salir. Iba vestida de bailarina de circo, con una peluca negra, pero esa nariz permitía identificarla entre mil mujeres puestas en fila india. En la trama de la obra se daban varios piquitos, aunque nada de aquellos besos húmedos del otro día.

No sé si se habían enrollado para que luego en los ensayos ya tuvieran rota esa barrera o, al revés, al haber roto la barrera en los ensayos, les había gustado tanto que habían decidido prolongarlo después del trabajo. Sea como fuere, el misterio se había resuelto.

En cualquier caso, los rollos de trabajo son algo realmente habitual. ¿Quién no ha tenido uno? Yo sí, pero eso es otra historia…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: