Hablar, escuchar y callar

17 10 2010

OrejasRecientemente asistí a un breve curso para mejorar mis habilidades comerciales. El título del curso era “Cómo superar las objeciones de tus clientes”. Las dos ideas principales que el ponente quería transmitir eran que las objeciones son deseables, porque si no las hay, eso significa que el interlocutor no está realmente interesado en nuestro producto, y que un vendedor es el que más escucha, no el que más habla.

Me gustan estos cursos de “habilidades sociales”, porque son directamente extrapolables desde la perspectiva profesional a la personal. Todo lo que aprendí o refresqué el otro día tiene su paralelismo directo en la vida personal y en las relaciones humanas. Digamos que, por el mismo precio, tienes el doble de utilidad.

El profesor ilustró algunas de sus ideas con videos. Dos de ellos nos resultaron especialmente divertidos. Eran los que abordaban los malentendidos que se producen entre las personas, simplemente porque no hemos escuchado correctamente. El vendedor tiene que estar especialmente concentrado para entender la literalidad de lo que está oyendo y, por supuesto, de lo que pueda haber detrás de esas palabras.
Los videos eran éstos:

> Para reirte un rato, pincha aquí

Anuncios