El papel de los media. Un ejemplo: la muerte de Bin Laden.

2 05 2011

Obama Bin Laden ha muerto...Recientemente una amiga que estaba escribiendo un artículo sobre la idea que la gente tiene de los periodistas, me pidió mi opinión.

Soy muy crítico con el papel de los medios en la sociedad actual, precisamente porque doy mucha importancia a su labor. Han pasado de ser los garantes de los valores democráticos a los voceros de los grandes poderes.


El periodista lo tiene difícil, porque, a menudo, los que les suministran su producto lo hacen de forma sesgada y malintencionada. Pero eso no le exime de responsabilidad. El periodista,  es responsable de la desinformación. Lo contrario es decir que el cocinero no es responsable de lo que pone en la mesa del restaurante. Precisamente para eso está él. Es él quien debe desechar la materia podrida, el que debe separar el grano de la paja, el que tiene que, tras confrontar diferentes fuentes, poner encima de la mesa la tesis que mejor represente la realidad. Claro que intentarán manipularle, pero entonces no sería un periodista, sino un altavoz.

Al periodista actual lo veo joven, demasiado joven, y mal preparado. No ha leído más que teletipos, mensajes de texto y comentarios de Facebook. Tiene un cultura ramplona y escribe con faltas de ortografía, por no hablar de una gramática rocambolesca. Los periodistas de más edad se han convertido en dinosaurios administrativos de los medios o en comentaristas de tertulias televisivas donde vociferan como focas afónicas. El resto se ha refugiado en la literatura o directamente se ha retirado de la profesión, porque no ha podido, o no ha querido, aguantar las presiones de los superiores para que apoyaran al político de turno o para que callaran ante el último escándalo urbanístico. ¿Generalizo? De acuerdo, pero recuerdo que estoy contestando a la pregunta del estereotipo que yo tengo actualmente.

En descargo suyo, hay que decir que el periodista actual no lo tiene fácil. Últimamente se encuentra desconcertado con los nuevos medios como los blogs y las redes sociales. No entiende cómo la gente puede dar más crédito a un blogger de 17 años que a un profesional como él, producto de la LOGSE, esa ley que, a la vista de las cifras, nos mantiene en niveles de subdesarrollo educativo. Tampoco comprende por qué la gente se interesa por gorjeos de 140 caracteres o mira noticias con imágenes de baja calidad en Youtube. Que no se preocupe, que pronto esos medios alternativos pasarán también por el aro (como el Huffington Post) y estarán dentro de la rueda en la que él ya pedalea.

Como ejemplo de todo lo que digo, tenemos ya la noticia de la muerte de Osama Bin Laden. No han pasado ni 12 horas de su muerte a manos del ejército americano y ya están muchos periodistas actuando en la pista central del circo de la desinformación. Frases como “El cuerpo de Bin Laden ha sido arrojado al mar según lo que marca la ley islámica” o “Se ha hecho justicia”, emitidas por los medios oficiales de la Casa Blanca, son re-transmitidas sin rubor por los medios de comunicación que refuerzan el “mainstream” de forma entusiasta.

Lógicamente Bin Laden no ha sido enterrado en ningún sitio concreto, primero, porque sería complicado que un país acogiera un fiambre tan indigesto como éste, pero sobre todo, para no convertir su tumba en un lugar de peregrinación y de idolatría. Pero los medios prefieren enviar la imagen de un magnánimo imperio que respeta al vencido en su victoria.


El líder de la mayor democracia del mundo dice que con su muerte “se ha hecho Justicia” (min 7:15) y todo el mundo se queda tan ancho. Los medios están repitiendo la frase sin coletilla alguna y aplauden las declaraciones gregarias del resto de políticos. No, justicia se habría hecho si hubieran podido capturarlo vivo y llevarlo ante un juez que pudiera juzgarlo por todos sus crímenes.

Entiendo perfectamente que apresarlo con vida no fuera posible en la práctica (tampoco creo que haya sido la consigna de esta acción); también puedo entender que mucha gente, sobre todo los que han sufrido directa o indirectamente los actos terroristas de Bin Laden, pueda alegrarse de su muerte, pero que no me vendan los medios que matándolo se ha hecho Justicia, porque eso es otra cosa: tiene que ver con jueces, tribunales, acusación, defensa y decisiones según Derecho, al menos eso es lo que se explicaba antes en clase de Sociales, no sé ahora con la LOGSE…

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

2 05 2011
Proconsi

Son los EEUU, son así 😦

2 05 2011
Dr Feelgood

Ya. De todos modos, este caso lo ponía como un ejemplo. La manipulación a y de los media se produce en todo el mundo. En España también, por supuesto.

28 05 2011
Por qué apoyo la #spanishrevolution « Proximity Project

[…] Tal y como yo la veo, la democracia actual es una obra de teatro con un atrezzo de cartón piedra, una representación en la que los ciudadanos no son más que espectadores que compran una entrada cada cuatro años, pensando ingenuamente en que van a ver la obra que aparece en el cartel. Pero posteriormente se cambia el guión, cuando no la obra completa, bajo las indicaciones de los “mercados” (otra preciosa palabra que se ha corrompido) y la propia aquiesciencia del público adormecido, al que se le asegura que no hay otra vía posible. Los críticos teatrales (los medios de comunicación) tapan o incluso justifican desde sus periódicos y televisiones las pésimas actuaciones de los actores y la desnortada dirección de escena y pasan luego por el backstage para llevarse una parte de la taquilla. De ellos, ya hablé en un post anterior. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: