Por qué apoyo la #spanishrevolution

28 05 2011

Indignados en el Ayuntamiento de ValenciaTengo una empresa. Conduzco un BMW. Estoy a punto de cancelar mi hipoteca. Vamos, que, por suerte, no tengo problemas económicos. A algunos les parece que eso me inhabilitaría para interesarme por un movimiento ciudadano como el de los “Indignados”, “Spanish Revolution”, “Democracia Real Ya”, “Movimiento del 15M”, o como prefieras llamarlo. Pues no. Este movimiento apartidista, heterogéneo, pacífico y espontáneo llamó mi atención desde el primer momento, porque dentro de sus muchas reivindicaciones incluía una que hace tiempo despertó en mi conciencia: pedir, exigir una “democracia real“. Exigir a la “clase política” (¡porque hasta ellos mismos se llaman “clase”!) que nos devuelva la democracia que les entregamos y que han malbaratado, chalaneando entre ellos y con los poderes económicos.

Tal y como yo la veo, la democracia actual es una obra de teatro con un atrezzo de cartón piedra, una representación en la que los ciudadanos no son más que espectadores que compran una entrada cada cuatro años, pensando ingenuamente en que van a ver la obra que aparece en el cartel. Pero posteriormente se cambia el guión, cuando no la obra completa, bajo las indicaciones de los “mercados” (otra preciosa palabra que se ha corrompido) y la propia aquiesciencia del público adormecido, al que se le asegura que no hay otra vía posible. Los críticos teatrales (los medios de comunicación) tapan o incluso justifican desde sus periódicos y televisiones las pésimas actuaciones de los actores y la desnortada dirección de escena y pasan luego por el backstage para llevarse una parte de la taquilla. De ellos, ya hablé en un post anterior.

Para que comprobéis hasta qué punto el sistema político actual, con su débil representatividad y su nula separación de poderes, manipula y corrompe no sólo a sus propios integrantes, sino incluso el mismo lenguaje, os pongo un ejemplo. Cuando le dije a mi madre que había estado asistiendo a las concentraciones de los Indignados en Valencia, se llevó las manos a la cabeza. No podía imaginar qué se me había perdido a mí en unas acciones que estaban “repletas de comunistas y anarquistas”. Le pregunté cómo es que, sin haberse pasado por ellas, había llegado a esa conclusión. Me dijo que por la tele se había dicho que en las asambleas de esas concentraciones se estaba hablando de cosas como la “soberanía popular” ¡…! Fijáos hasta qué punto se ha permitido que se corrompieran determinados términos como éste para que a mi madre le dé miedo que la gente reclame más protagonismo y más influencia en las decisiones políticas que van a determinar sus condiciones de vida en el futuro. [Nota: en descargo de mi madre, esa santa, tengo que decir que al día siguiente me topé con ella en medio de la concentración diaria de los Indignados 😉 ]

Me asaltan miles de ideas, pero, por comodidad, y por respeto a vosotros, os evitaré un rollo excesivo. Os pongo a continuación varios enlaces que explican en gran medida mis sentimientos y opiniones acerca de este “revolucionario” movimiento:

  • Apoyo de José Luis Sampedro al Movimiento del 15M. Un “perroflauta” sabio y referente ético para mí.
  • Explicación (en inglés) de Martin Varsavsky sobre la “Spanish Revolution”. Otro ejemplo de que este movimiento no es de unos, sino de muchos y muy diferentes.
  • Entrevista en TV3 de un periodista “indignado”, Jaume Barberá, a Eduardo Galeano, escritor uruguayo comprometido con la denuncia de las injusticias sociales y al que sigo desde que descubrí su “Libro de los abrazos”. Son 44 minutos de verdades como puños, pero si no tenéis tiempo de verla completa, os recomiendo esta cita [“El poder no debe estar en manos del G20, sino en las manos del G7.000 millones, los siete mil millones de personas] y ésta otra.
  • Vergonzosa actuación de los Mossos de Escuadra, digna de una dictadura bananera de los años 70, ordenada (y justificada sin rubor posteriormente) por el Conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Fermí Puig. Puedes firmar aquí para pedir su dimisión.
Sobre el futuro de este movimiento, sinceramente no espero nada. Con lo que ya se ha hecho me vale. Hay mucha gente que ha despertado.


Anuncios

Acciones

Information

2 responses

28 05 2011
Miguel Angel

Me ha encantado. La prueba de que el “15-M” está sirviendo para algo son, entre otras, estas palabras-reflexiones.

28 05 2011
Dr Feelgood

Muchas gracias, Miguel Ángel! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: