¿De qué color es tu nombre?

20 09 2011

 El mío es azul claro. Sería de un azul brillante, casi klein, si no fuera por la “i” y la “s” que le aportan unos leves reflejos amarillo y plateado, respectivamente.

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero yo, cuando pienso en una palabra, la veo en colores. Sinceramente no creo que se trate de un fenómeno sinestésico. Creo que la explicación es más sencilla: cuando en el cole me enseñaron el alfabeto, las letras tenían colores en el librito con el que estudiábamos y estos colores han pervivido en mi memoria visual. Especialmente las vocales: la “a” es roja, la “e“, verde, la “i“, amarilla, la “o”, negra y la “u“, azul.

El colorido de las palabras me asalta sobre todo en los nombres propios, concretamente en los nombres de personas. Un nombre de persona no es una palabra como otra cualquiera. Esta preñada de connotaciones personales, resonancias concretas independientes del colorido que le aportan las letras que lo componen y que se manifiestan en función de las personas que hemos conocido con ese nombre.

Por ejemplo, el nombre de Ana sería de un elegante color burdeos oscuro, pero para mí ahora es de un rojo escarlata, casi naranja, mucho más luminoso y chispeante de lo que le correspondería “alfabéticamente hablando”.

Los nombres propios cortos suelen ser monocolores, pero la cosa empieza a sofisticarse con nombres de tres y cuatro sílabas, porque los colores empiezan a tirar de las las letras y acaban convirtiéndolos en confetti multicolor.

Por ejemplo:
Margarita: rojo y blanco, a topos, como el traje de una sevillana
Jerónimo: Verde y granate, como la bandera de Portugal
Benedicto: amarillo y blanco (claro)
Carolina: rojo, marrón oscuro y rosa.

¿De qué color es tu nombre? (¿O soy yo el único al que le pasa?)

(Nota: escrito en estado de embriaguez en un interminable vuelo Bogotá-Madrid)





Suena el teléfono. Y es ella.

5 02 2011
– ¿Diga?
– ¡Joseluis!
– ¿Sí?
– ¡¡Soy la Merkel!!
– ¡¡Hombreeeeee!! ¡Angelita! ¡Dichosos los oídos! ¿Cómo estás, bombón? Que te veo en la tele, pero ya tengo ganas de tenerte por aquí, ¡guapísima!
– Ayy, qué zalamero eres, Jose…

Lee el resto de esta entrada »





Andrés Iniesta: una leyenda para la leyenda

22 07 2010

El golHoy es el día. Un día que ni siquiera llegaste a soñar cuando, de pequeño, en el pueblo, te quedabas dormido con el bocadillo en la mano, después de pasarte toda la tarde jugando con los amigos. Porque tus sueños siempre eran modestos. En ellos sólo pedías jugar al fútbol. Ése fue tu gran sueño. Y lo cumpliste.

Sí, esta noche es el día. Pero aún queda un rato. Tienes el teléfono colapsado: la familia, la novia, los amigos. La prensa te acosa; la gente te agasaja; los compañeros merodean inquietos y tú, tranquilo. Acabas de comer y te acercas por la mesa del míster, que te dice:
– Te veo tranquilo.
– Bueno…
Pero tú has pasado para pedirle uno de esos rotuladores azules que utiliza para la pizarra de la táctica. Subes a la habitación. Tu compañero no para de hablar, nervioso. No sabe si va a jugar. Te dice:
– Madre mía, si juego y marco un gol, me vuelvo loco. Es que no sé qué voy a hacer. ¿Tú que harías?
– No sé.
Sonríes con uno de esos rictus que le hacen pensar a la gente que no eres un tipo alegre. Y lo que pasa es que no te gusta molestar a los que no son felices como tú. Porque la alegría es exhibicionista y tú sólo quieres pasar desapercibido.

> Aunque ya sabes cómo acaba, sigue leyendo sobre la leyenda





Hacíamos una gran pareja

19 07 2010

Mapa mundi animales

Vota por mi relato pinchando aquí (si quieres). Se titula “Hacíamos una gran pareja” y está enviado bajo el seudónimo “Dr Feelgood” . Primero te tienes que hacer fan de Nomaders en Facebook para que el voto sea efectivo. Luego tienes que pinchar en el “Me gusta/Like”  que hay justo debajo de mi post en el muro de Nomaders “. En el mismo enlace tenéis también el resto de participantes seleccionados.

Esta obrita la he presentado a un pequeño concurso de relatos del portal http://www.nomaders.com. El concurso tenía 3 condiciones:

  • que tuviera menos de 100 palabras (esto lo hacía especialmente complicado)
  • que incluyera los nombres de los dos patrocinadores (Hoteles Ruralka y Nomaders) y
  • que se entregara el relato antes del 15 de julio

Ingenuamente decidí cumplir las tres reglas, pero ahora veo que, de los diez seleccionados como finalistas, debo de ser de los pocos, si no el único, que las cumple todas. En fin, esto es España, ¿no?

El relato, que, lógicamente, podría tener mucha más dignidad si no me hubiera restringido a esas impertinentes normas, es el siguiente:

Hacíamos una gran pareja.  Aunque éramos muy diferentes.

A ella le apasionaba viajar, bien lejos; a mí también, pero cerca. Ella era el Orient Express. Yo, el Estrella del Sur. Ella, la Costa Azul; yo, Alcalá de los Gazules. Ella bebía champán francés; yo bebía los vientos por ella.

En fin, temía que esas desavenencias se acabaran convirtiendo en insalvables.

Un día entré en el portal de Nomaders y conseguí una invitación para un fin de semana en uno de esos Hoteles Ruralka con encanto. Después me pidió que me casara con ella.

Hacíamos una gran pareja. Sobre todo ella.

Para facilitarte la labor, te dejo a continuación una serie de razones por las que podrías votarme:

1. El relato te parece digno (improbable).

2. El relato te parece funesto, pero infinitamente mejor que los del resto de participantes (tú mismo).

3. Te caigo bien (porque me debes dinero).

4. Estás enamorada de mí (eres de otro planeta) y piensas que podrías ser la afortunada que compartiera el premio conmigo (bueno, de momento, tengo que ganar ¿no?).

Bien, si has llegado hasta aquí, muchas gracias por leer mi blog, independientemente de que votes o no 😉

Vota por mi relato pinchando en este enlace (si quieres)

[Microrrelato presentado al concurso de Nomaders “Gana 2 noches de hotel”: relato de 100 palabras que contenga “Nomaders” y “Hoteles Ruralka”] > todo por conseguir un fin de semana gratis en un hotel con encanto 🙂




El valle inexplicable

22 05 2010

Gráfico del Valle Inexplicable (fuente: Wikipedia)“La teoría del valle inquietante o inexplicable” es un principio de la robótica sobre las respuestas emocionales de los humanos hacia los robots. Fue descrito por el científico japonés Masahiro Mori en 1970. Este principio dice que la respuesta emocional de un humano hacia un robot hecho en apariencia y comportamiento muy similar al humano, se incrementará positivamente y de forma empática, hasta alcanzar un punto de apariencia tan cercana al humano, en el que la respuesta emocional se vuelve de repente fuertemente repulsiva.”

Apartó la vista de la pantalla.

> Pero tú… sigue leyendo!





Nictálope

7 04 2010

Conejo [Relato presentado al concurso de El Poder de los Sueños]

Soy nictálope. ¿Un tipo de antílope nocturno? Noooo. Nictálope quiere decir que puedo ver en la oscuridad. Como los búhos. Es que soy un búho. Un búho que sueña que es un águila diurna, porque a mí no me gusta la noche, que es lo que le corresponde a una rapaz nocturna, sino el calorcito de la mañana y los colores vivos del día. Su radiante azul celeste, la superficie argentina de un río, el caldera fulgurante del lomo de los conejos, el carmín de la sangre brillante. También me gustan mucho los aperitivos, que se toman a mediodía. Como los españoles. Es que soy español. Soy un búho español.

En fin, me toca estar despierto por la noche y dormir de día. Pero lo odio. Para evadirme, a veces sueño que duermo de noche y estoy despierto de día. Es un lío, porque en ese momento no sé si estoy despierto o dormido o si en realidad es de noche o de día. Pero bueno, da lo mismo. Además, como soy nictálope, veo en la oscuridad de mis sueños y los convierto en día. Es lo único bueno que tiene ser nictálope. Que no te da miedo la oscuridad. Porque no existe.

> Sigue soñando





El informe

10 11 2009

El informe del forense sonaba falsamente tajante: “Muerte por parada cardiorespiratoria”. ¡Hombre, claro! O sea, que murió porque dejó de respirar y su corazón paró de latir. No, no, a mí eso no me valía… yo quería saber la verdad!

> Sigue por aquí